Esta línea de investigación puede entenderse como transversal al resto de líneas del grupo. Trabajamos con diferentes herramientas que pueden considerarse dentro de los EnD: Ultrasonidos, Georadar y Termografía Infrarroja principalmente. Por un lado hemos desarrollado y optimizado diferentes técnicas acústicas (ultrasonidos) que nos permiten diagnosticar el estado de diferentes materiales pétreos, básicamente hormigones, cementos y piedra natural. La termografía infrarroja es una herramienta que nos permite evaluar la eficiencia térmica de las edificaciones, analizando la respuesta térmica de los materiales de construcción e identificando posibles gradientes térmicos en las mismas. El georadar, como técnica de prospección no destructiva, facilita estudio de del subsuelo en diferentes ámbitos por lo que lo aplicamos en trabajos de arqueología, geomorfología de alta montaña (glaciares y neveros), ingeniería civil (puentes y carreteras) y edificación, principalmente en lo que se refiere a edificios con valor histórico o cultural.



La construcción constituye uno de los principales motores económicos de la sociedad. El conocimiento adecuado de los materiales que intervienen en las obras de construcción es fundamental para la optimización de las técnicas constructivas. Nuestra aportación en esta línea de investigación abarca diferentes aspectos relacionados con el recorrido de los citados materiales desde que son extraídos como recurso natural o fabricados hasta su puesta en obra y su ulterior evolución debida al uso y los agentes externos que los alteren. Para ello, es necesario su diagnóstico, caracterización y estudio de su potencial alterabilidad. Hormigones, morteros de cemento y piedra natural son algunos de los principales constituyentes de las edificaciones y sobre ellos se centra nuestra tarea de investigación. También en este caso, disponemos de las técnicas más apropiadas para el análisis de estos materiales, sean éstas destructivas o no destructivas.



La rehabilitación y eficacia del patrimonio construido de nuestras poblaciones constituye un nuevo reto que debemos afrontar siguiendo las directrices europeas de sostenibilidad, economía circular y eficiencia energética. Para ello, la reutilización y aprovechamiento de los edificios, la disminución en los consumos energéticos, el reciclado de los materiales y la valorización de la ciudad son aportaciones necesarias en la necesaria regeneración urbana actual. En este ámbito incluimos trabajos sobre nuestro patrimonio histórico mediante la monitorización y sensorización de diferentes variables ambientales y el entendimiento del funcionamiento energético de las construcciones. Se trata de poner en valor las estrategias tradicionales, diseñadas con criterios bioclimáticos de conservación de la energía. También podemos actuar en los edificios públicos, en los cuales la posibilidad de disponer de los datos adecuados de consumo o confort procedentes de sensorización y monitorización en tiempo real mediante sistemas de información para el almacenamiento de datos abierto a los usuarios puede disminuir los consumos de climatización, mejorar los gastos de agua, o la ventilación para una buena calidad del aire, siempre con la participación del usuario mediante información accesible, y suficientemente persuasiva para detectar los problemas y proponer soluciones. En una escala mayor e integrando la inteligencia de los datos de funcionamiento de la ciudad se proponen mejoras en el ámbito urbano.



La tutela del Patrimonio Cultural se enfrenta a una larga serie de problemas que normalmente se afrontan a través de intervenciones de diversa naturaleza, ya sean relativas a la conservación preventiva o al estudio del estado de conservación de las obras y su posible intervención sobre ellas. Con objeto de dar respuesta adecuada a cada situación es necesario realizar el adecuado diagnóstico del estado de conservación del bien cultural a evaluar, para lo cual se requiere la concurrencia de conocimientos de diferentes disciplinas científicas, técnicas y humanísticas. En esta línea de investigación trabajamos, con el asesoramiento de historiadores, en la aplicación de técnicas que permiten el análisis de los materiales que componen el bien cultural a proteger, con el fin de proporcionar un diagnóstico científico sobre su estado. Para ello disponemos de un amplio conjunto de técnicas experimentales, tanto destructivas como no destructivas, que nos permiten evaluar los materiales componentes del bien cultural estudiado.



Esta línea de trabajo dentro del grupo de investigación COMPHAS pretende abordar la evaluación de los impactos económicos, sociales y territoriales de las infraestructuras y servicios de transporte, así como la redacción de proyectos de transporte público, el análisis de la seguridad viaria en carreteras, estudios de tráfico y de accesibilidad (entendida desde dos puntos de vista, el acceso a servicios públicos y los estudios de accesibilidad universal para permitir un desplazamiento sin barreras arquitectónicas a personas de movilidad reducida). Adicionalmente, se brinda la posibilidad de desarrollar planes de movilidad, estudios de ordenación territorial, análisis urbano, metropolitano y planificación urbanística, sostenibilidad y todos los aspectos relacionados con las infraestructuras del transporte y el territorio (como estudios sobre Caminería, calzadas, cañadas, puentes, monumentos, medio ambiente y patrimonio histórico de la ingeniería civil).